Ir al contenido principal

El reto: ¡LA UNIDAD!

Análisis
Por María Méndez
Fundación Colombia Soberana


Resultado de imagen para unidad de la izquierda en colombia


Esta nueva etapa del Proceso de Paz está enmarcada por el compromiso ferrero de las FARC-EP, demostrado en la concentración en las Zonas, los avances que éstas han tenido basados en el trabajo de las mujeres y los hombres de esta organización política y la dejación de las armas. Pero lamentablemente, el gobierno deja su huella de corrupción y constantes incumplimientos.

Ya lo decíamos antes, el Estado iba a ser el enemigo número 1 de la paz.  (leer El proceso de paz y sus enemigos: El Estado, hipocresía y represión ) Juega al desgaste político al incumplir lo pactado; al someter a los movimientos sociales y políticos al exterminio mientras repite hipócrita y descaradamente que no hay sistematicidad en los asesinatos de los líderes sociales; al negar al paramilitarismo, que nunca murió, y desde el 2013 se fortalece y se reubica territorialmente.

Aproximadamente 1500 presos de las FARC están en huelga de hambre puesto que debieron salir bajo la ley 1820 de amnistía e indulto y siguen en las mazmorras del Estado. A esta huelga se ha unido Jesús Santrich, Comandante del Estado Mayor Central de las FARC. También se han levantado muchas voces por la libertad de los presos políticos que están en Estados Unidos y el exterior, a los cuales, lamentablemente, no los cubre esta ley. El caso más emblemático es el del Comandante Simón Trinidad.

Si el Estado no cumple este tema que no requiere mucho esfuerzo por su parte ¿Qué esperamos que suceda con el punto 1 Reforma Rural Integral, 2 Participación política, 4 Solución al Problema de las Drogas Ilícitas y 5 Víctimas, los cuales marcan cambios en la vida y el territorio y en los cuáles se requiere voluntad política y una gran esfuerzo mancomunado de todas y todos (sobretodo del estado) ? ¿Necesitamos que gran parte de los colombianos entren en huelga de  hambre para que el Estado cumpla sus obligaciones constitucionales y la palabra empañada en La Habana ante todo el planeta

Uno de los puntos claves para desatorar esta situación es la unidad de los sectores comunistas, revolucionarios, progresistas y democráticos del país. Sin embargo allí hay un gran trabajo por hacer que se ve un poco turbio por cuanto se avecinan elecciones presidenciales. 

Para lograr que la unidad sea posible no debemos perder de vista ciertos puntos muy importantes:

1. La unidad debe estar alimentada del trabajo con la gente. Atrás deben quedar los caudillos electorales (tanto locales como a nivel nacional)  que van a "untarse de pueblo" cada cuatro años. El trabajo constante con las comunidades debe ser la verdadera forma de medir la capacidad política de un líder, no el hablar bonito en una tarima.

2. La unidad debe girar en torno a los Acuerdos de la Habana y la organización social que nos permita el trabajo con las comunidades para que se empoderen de su territorio y  así ir hacia la construcción y el fortalecimiento del poder territorial. 

3. Nos debe quedar suficientemente claro que la unidad Electoral NO es la prioridad, pero en vista de que se avecinan las elecciones jugará un papel importante en este momento histórico. Por lo tanto esta unidad electoral no puede estar marcada por intereses personales, capitales electorales o caudillos, sino a un programa que nos solo recoja los puntos de vista de los diferentes partidos revolucionarios, democráticos y progresistas, sino los anhelos y luchas del pueblo colombiano. 

4. La unidad y el panorama electoral nos debe llamar a tomar decisiones con cabeza fría. Debemos evaluar y estudiar con cuidado cada situación puesto que más importante que ganar las elecciones presidenciales, está todo lo que se pone en juego de llegar a alianzas con sectores de dudosas pretensiones (ya sean históricas o recientes) Hace poco desde Colombia Soberana alertábamos sobre cierta alianza. El Proceso de Paz y sus enemigos: ¿Coalición contra la corrupción o contra la paz y la unidad?  Debemos entender que mientras prime los celos por el poder, el capital electoral y el miedo a no ser públicamente reconocido sobre los intereses de nuestras luchas, va a ser muy complicada, tanto la unidad electoral, como la unidad por la paz.

3. Debemos tener en cuenta también que los sectores oportunistas, indecisos y traidores en vez de sumar restan. Hoy  muchos desde adentro muchos llaman a que todos nos unamos, a que  toleremos  que vuelvan arrepentidos a las filas de la izquierda y de los comunistas, a que  llamemos a sectores abiertamente conservadores y fascistas, a que  aceptemos a "lagartos" que cambiaron de color según el gobierno de turno. 

Cuando oímos estos llamados de sirena nos preguntamos qué tan inocentes son  y viene a nuestra memoria que en su nacimiento, por una situación similar, la Unión Patriótica llamó a la unidad, a sus filas,  un entonces joven liberal de ideas muy allegadas al Samperismo. Este joven es el hoy Senador y expresidente Álvaro Uribe. 

De solo pensar el daño que este delincuente hubiera hecho desde dentro, da escalofríos. La unidad no es con todo el mundo, bienvenidos los movimientos, partidos personalidades y demás persona que siempre han luchado por la paz, pero hay que abrir los ojos y leer entre líneas, no todo el que habla bonito suma.

Gane o no electoralmente el sector revolucionario, democrático y progresista, la lucha que se viene es sumamente difícil, es la implementación, la cuál solo marca el inicio de la construcción de la paz. No nos llamemos a engaños, es un proceso de décadas, el cual no solo es el cumplimiento del Acuerdo de la Esperanza, sino un trabajo grande en lo referente a la reconciliación, la creación y/o fortalecimiento del poder popular desde el territorio y el surgimiento de nuevas luchas sociales, políticas, culturales, educativas, comunicacionales, organizacionales, culturales y ambientales, por solo nombrar algunas. 

La organización desde los territorios y desde las bases y la coordinación y unidad de estas formas de organización hasta escalar hasta niveles regionales y nacionales, debe ser entorno a valores como la libertad y la paz y por el crecimiento de la movilización, que será lo único que nos permita obligar al Estado a cumplir con lo pactado tal y como está escrito y emprender la construcción de una Colombia Nueva a la altura del sacrificio de los hombres y mujeres que dieron su vida durante todas estas décadas y de los sueños de nuestros niños y de las futuras generaciones.


Lea también 



Hay que sacar al país de las garras del terrorismo
Amenazan con hacer trizas la paz de Colombia ¿Dejaremos que suceda?
La Paz y las elecciones
El Proceso de Paz y sus enemigos: ¿Coalición contra la corrupción o contra la paz y la unidad?
El proceso de paz y sus enemigos
Aclaraciones Necesarias
El Estado: Hipocresía y represión
Críticas no constructivas
Los dueños de la tierra, los señores de la guerra


Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'enemigo interno' del Estado no solo son las FARC

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana




Las horas pasan lentas entre el espanto y la esperanza. Pareciéramos revivir los años del final de la década de los 80 y los 90. Casi dos masacres por semana perpetradas  por el Estado y sus grupos militares y paramilitares.  Todo tenía  su  origen  en  el hecho  histórico  que significaba los diálogos entre  la guerrilla y el gobierno de Belisario Betancur. La   esperanza de  paz  había  surgido  en   Casa   Verde, luego,  la   traición  y  el  bombardeo  con  que  el gobierno  de  César Gaviria pretendía asesinar al Camarada Manuel Marulanda Vélez y a toda la dirección de las  FARC.
Siguieron años oscuros masacres tras masacre bajo la mirada y batuta del Estado y los medios masivos de comunicación que deformaban la información y avalaban la política de terror estatal que no dejaba de asesinar, violar, quemar calcinar la esperanza, sin embargo ésta resurgía en el Caguán. 

Estos diálogos se erigían como una ventana abierta a conseguir un acuerdo …

Lo que viene para De la Calle, tras ser elegido candidato liberal 2018

Noticia Por El Tiempo

Con un llamado a quienes “han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción” para unirse y conquistar el poder en 2018, el candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle, comenzó este domingo la búsqueda de una coalición que defienda el acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en La Habana.
El llamado se produjo minutos después de que se conociera que su nombre se impuso sobre el del exministro Juan Fernando Cristo en la consulta del Partido Liberal que escogió candidato presidencial.
El triunfo de De la Calle se dio en medio de una jornada que en muchas partes del país se caracterizó por la baja asistencia: apenas votó el 2,12 por ciento del Censo Electoral.
Con el 100 por ciento de la votación escrutada, De la Calle alcanzó 365.658 votos y Cristo 324.277 apoyos. La participación total, según la Registraduría, fue de 744.521 ciudadanos.
Desde su sede de campaña, Cristo aceptó la derrota y le manifestó a De la Calle que…

El 25% de los ecosistemas del país se encuentra en estado crítico

Noticia Por Semana

Hablar del impacto que tiene el ser humano sobre la naturaleza no es una novedad. Sin embargo, más allá de las constataciones que se pueden hacer por la experiencia, no existe información confiable que le otorgue una dimensión exacta a esa realidad.
Así pasa en Colombia, donde las noticias sobre evenenamiento de ríos con mercurio, tala desaforada de bosques naturales y desaparición de animales y plantas se han vuelto un asunto cotidiano cuya magnitud, sin embargo, estamos lejos de cuantificar.
Le puede interesar: Pérdida de biodiversidad amenaza los ecosistemas del planeta
Al menos hasta este jueves, cuando la organización WWF presentó el Informe Colombia Viva 2017. Se trata de un compendio de la transformación histórica de los ecosistemas del país, así como un examen detallado del estado actual de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos que brinda.
Como era de esperarse, los resultados no son alentadores. De los 85 tipos de ecosistemas que hay en Colombia, 20 s…